sábado, 14 de junio de 2008

EL PARETO DE CLODO


El teléfono suena. Una recepcionista atenta responde el teléfono y atiende amablemente. Le dice que tiene que esperar, porque el Presidente se encuentra ocupado en la otra línea. Al final contesta, y la conversación se inicia con los saludos rituales y las bromas de cortesía por delante. Al sentir que el Presidente estaba un poco incómodo, no le queda más remedio que entrar en materia:

- Disculpe Jefe, resulta que estoy un poco confundido con su orden. Entiendo que quiere inhabilitar a Leopoldo y Enrique, y unos cuantos más que pudieran echarnos vaina en noviembre, pero estoy un poco confundido, es que si ellos fueran los únicos, van a pensar que es una confabulación política y no un simple castigo administrativo y usted sabe, que dirá Globovisión, le estaremos dando excusas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

- Y me llamas para eso…es que tú crees que no tengo nada que hacer… Mira chico, hay que tener una lista grande, que la gente piense que trabajas, que has investigado hasta la más misérrima junta parroquial que existe en Venezuela.

- Si mi jefe. Pero hay que salvar las apariencias. Creo que voy a tener que inhabilitar a algunos compatriotas. Y no tengo idea, porque a la chiquita, además de ser más gente en el gobierno, si a ver vamos, son tan corruptos como los cuarto-republicanos.

- Clodo, Clodo, hasta cuando voy a tener que decirte como hacer tú trabajo, invéntate una como la de Pareto.

- ¿Pareto? ¿Y quién es ese?

- Cuéntame, ¿Tú sabes de algo? Me refiero al principio de Pareto, el 20:80. Me entiendes. Si la oposición tiene el 20% de los cargos públicos de este país, debe tener el 80% de las irregularidades administrativa. Por cada 8 de oposición, pones 2 compatriotas, que por cierto, procura que no sean lo que nos interesa para noviembre, así que nada de autogoles, ni Diosdado, ni Jessie, ni a Aristóbulo, ni Vielma.

- Ah entiendo. Hago un lista de cien, ochenta escuálidos y veinte compatriotas.

- Por fin estas pensando, pero no tiene porque quedarte tan corto. Acuérdate que tiene que dar la impresión de que trabajas. Por lo menos cuatrocientas.

- Creo que entendí Jefe. Ya mismito me pongo a trabajar.

- Ya era hora.

1 comentario:

Alexander dijo...

Yván, jay unos comando fallando en la página.
Saludos,
yo Alex.